Blog CSO, Full Skope, Security Transformation Who Knows When, Or If, We’ll Go Back to the Office? We Must Make Good Security Moves Regardless.
Jan 26 2021

No se sabe cuándo volveremos a la oficina, si es que lo hacemos. En cualquier caso, debemos tomar buenas decisiones de seguridad.

La empresa de consultoría de gestión Korn Ferry encuestó recientemente a los profesionales sobre lo que más les apetecía cuando volvieran a la oficina, y más del 20 por ciento de ellos dijo "nada." (No es broma.) Un 64 por ciento de los encuestados dicen que son más productivos en casa. (No me sorprende.)

Hay numerosos artículos, encuestas, blogs y artículos especulativos como éste, o como éste, casi todos con datos interesantes, o confusos, o francamente curiosos, incluso un año después de la pandemia mundial de COVID-19. Pero no es difícil entender por qué; determinar si los empleados deben volver a trabajar en las oficinas y cuándo hacerlo es uno de los mayores interrogantes en las empresas y en entes gubernamentales en este momento, dada la incertidumbre obvia y continua. 

Algunas empresas, sobre todo las tecnológicas con sede en Estados Unidos, ya están permitiendo el trabajo permanente desde casa y posicionando las opciones de ubicación flexible del trabajo como ventajas competitivas, lo que también vimos en nuestra encuesta de 2020 a los profesionales de la seguridad. Otros, entre los que se encuentran empresas multinacionales con oficinas en muchos países, informan de su preocupación por la adecuación de las protecciones en las oficinas y por la vuelta demasiado apresurada a la "antigua normalidad", sobre todo teniendo en cuenta que el virus ha vuelto a repuntar a principios de 2021 en zonas que antes se creía que lo habían contenido. Y las ideas sobre cómo avanzar continuamente en las adaptaciones para ciertas necesidades del teletrabajo —como una infraestructura de Internet robusta y condiciones de vida con suficiente espacio de trabajo personal—varían mucho dependiendo de dónde se encuentren los empleados.

Esta arena movediza representa uno de los retos más difíciles a los que se enfrentan los departamentos de TI y Seguridad. Tienen la tarea de planificar para los próximos 24 meses y más allá, basándose en una serie de posibles escenarios de trabajo presencial/desde casa, el equilibrio de cada uno de los cuales depende de la geografía, la capacidad, la tecnología y una serie de otras preocupaciones. 

Reconsiderar los próximos pasos

En términos de seguridad —y oiga, soy un CISO, así que esto es, por supuesto, como pienso—muchos departamentos podrían estar más preocupados por las contrapartidas. ¿Se mantendrán mis empleados la mayoría de las veces en remoto y sacrificarán la seguridad para que tengan una buena experiencia de usuario cuando accedan a las aplicaciones en la nube necesarias para hacer su trabajo? ¿Espero que mi infraestructura de seguridad aguante tanto acceso remoto y mantenga la seguridad de mis usuarios, datos y aplicaciones? ¿Compro nuevas herramientas, reestructuro o vuelvo a formar a mi equipo y rediseño mi red por cosas que podrían ser diferentes en el próximo año? ¿Cuánto presupuesto necesito?

¿Simplemente cierro los ojos y "espero lo mejor"? 

¿De verdad? ¿Seguimos diciendo eso un año después de este desastre?

Como todos sabemos, la "esperanza" no es una estrategia, como tampoco lo son las contrapartidas entre seguridad y productividad. 

Los proveedores tienen que abordar con flexibilidad todos los escenarios, desde la mayoría en casa hasta la mayoría en la oficina, y hacerlo de una manera que sea escalable. La ciberseguridad es increíblemente dinámica y siempre está cambiando, pero las amenazas no son menos frecuentes ni menos sofisticadas. Los titulares anunciando violaciones de seguridad siguen siendo constantes, más del 30% de los ciberataques que tienen éxito son resultado de la ingeniería social, las estrategias de segmentación de la red se ponen en tela de juicio, las amenazas internas aumentan como vector de ataque con tanta gente a distancia, el teletrabajo es la nueva expansión de la red, los sistemas antiguos y los dispositivos de transporte del teletrabajo que no están parcheados siguen siendo de alguna manera responsables de más de la mitad de todas las violaciones con éxito.

Entonces, ¿cómo mantener el ritmo, y con tanta incertidumbre sobre lo que traerán los próximos dos años?

La seguridad ha entrado en el terreno de la gestión del cambio. Las amenazas siguen evolucionando, las arquitecturas siguen evolucionando, las expectativas siguen ampliándose y las capacidades no son lo que eran cuando se trata de defender nuestra frontera cibernética—y eso era antes de que tuviéramos que hacer frente a una pandemia mundial. La situación es difícil.

El cambio es inminente, rápido y una de las cosas más difíciles de aceptar para nosotros, y he oído a muchos profesionales de la seguridad de la información decir "esto es un territorio desconocido" o "no hemos hecho esto antes." Pero, ¿adivinen qué? Lo hemos hecho. No hace mucho tiempo, adoptamos la mentalidad de que si perseguíamos la seguridad conseguiríamos el cumplimiento. Ese salto de fe nos obligó a abandonar el camino de "he cumplido las expectativas que me pedían las normas de cumplimiento" para darnos cuenta de que, en cambio, necesitábamos construir nuestros recursos, herramientas y procesos de una manera reflexiva y deliberada que lograra el cumplimiento y mantuviera la seguridad. Según muchas mediciones del éxito en la última década, ¡hemos conseguido algo!

Aceptar el cambio para prepararse para el futuro

A medida que prosigue la innovación en nuestras empresas y llevamos a cabo un renacimiento en la nube, debemos apelar una vez más a nuestra capacidad de aceptar el cambio. Los servicios en la nube han permitido que las empresas crezcan más rápido de lo que muchos departamentos de TI, seguridad de la información y cumplimiento normativo pueden soportar. Los departamentos de las empresas pueden habilitar rápidamente nuevos programas y servicios para el negocio sin los obstáculos de los requisitos tradicionales de TI en cuanto a arquitectura, desarrollo de sistemas y despliegue. Esto está obligando a muchas organizaciones (sean o no conscientes de ello) a elegir entre ralentizar significativamente este crecimiento o permitirlo sin controles adaptados y evaluaciones de riesgo—comprometiendo la eficacia de los controles de seguridad y cumplimiento existentes. En otras palabras, hacer algunas cosas antinaturales y heroicas para lograr los resultados a corto plazo, mientras se confía en la "esperanza" como estrategia.

La pandemia de COVID-19 y el rápido cambio, casi de la noche a la mañana, hacia el teletrabajo aceleraron estas tendencias a velocidades que nadie preveía hace un año. Pero a mediados de 2020, los proveedores con visión de futuro ya estaban aplicando los principios de Confianza Cero, alejando los controles de las aplicaciones individuales para centrarse en los datos y el tráfico, e impulsando soluciones que pueden escalar a la velocidad requerida, incluyendo la adopción de la tecnología de Gateway de Seguridad Web de Nueva Generación (NG-SWG) y de Agente de Seguridad de Acceso a la Nube (CASB), y el uso de plataformas de gestión de proveedores y de evaluación de riesgos que ofrecen puntuaciones de riesgo predefinidas y entornos de cumplimiento normativo. 

Hay un tema recurrente que proporciona mayores capacidades: la visibilidad y el control.Cuando no podemos ver nada sobre las transacciones o interacciones en el momento en que se producen —ya sea entre usuarios, aplicaciones y/o datos—nuestra postura de seguridad se debilita y la gestión de la configuración sigue siendo un problema, especialmente en las arquitecturas tradicionales. Por lo tanto, si podemos conseguir acercar la protección a los datos, proporcionar visibilidad al tráfico web y unir esto a la capacidad de proporcionar una acción inmediata basada en lo que estamos viendo, podemos ganar. 

Casi el 90 por ciento de los usuarios trabajan en la nube a diario, y el número medio de aplicaciones por organización se ha duplicado de nuevo año tras año, lo que pone de manifiesto que el tráfico web ya no se limita a los sitios web. Estos hábitos de trabajo no se ralentizan en los escenarios de teletrabajo—sino que se aceleran. Creo que es seguro decir que no vamos a volver a la "antigua normalidad." Así que pregúntese con una gran dosis de honestidad intelectual: ¿qué me está frenando a mí y a la organización? Si no ha re-factorizado y evaluado los planes de modernización digital del uso de la nube de su organización y los ha alineado con sus planes de seguridad y cumplimiento normativo, no está en posición de tener éxito—ni ahora ni después de la pandemia.

Hace casi nueve meses, hice una lista de recomendaciones sobre cómo afrontar la nueva normalidad. Lo que destaca de esa lista —aparte de que gran parte de ella es válida también en 2021—es pensar en la forma que quiere que tenga su departamento y su programa de seguridad cuando finalmente salgamos de la pandemia. "Más allá apagar fuegos de forma inmediata, ¿acelerará para salir de esto o estará en el mismo lugar en el que estaba antes de que todo empezara?" Según una encuesta informal realizada a muchos de mis compañeros, estamos en enero de 2021 y puede ser difícil ver más allá de los restos de la batalla, todavía. Pero muchos de nosotros estamos haciendo movimientos, y hemos tratado de mirar más allá de la cuestión de la "mayoría en la oficina" frente a la "mayoría en trabajo remoto" para ver cómo la seguridad en la nube puede escalar para soportar todos los escenarios. 

Conéctese conmigo en LinkedIn y compartiré algo de lo que estoy viendo, así como agradeceré sus ideas sobre cómo vamos a conseguirlo todos.

author image
Acerca del autor
Lamont tiene más de 20 años de experiencia en la industria de la seguridad de la información, habiendo trabajado anteriormente como vicepresidente de seguridad empresarial para Charter Communications (ahora Spectrum) y como director senior de la división de seguridad y servicios tecnológicos en Ernst & Young.
Lamont tiene más de 20 años de experiencia en la industria de la seguridad de la información, habiendo trabajado anteriormente como vicepresidente de seguridad empresarial para Charter Communications (ahora Spectrum) y como director senior de la división de seguridad y servicios tecnológicos en Ernst & Young.