Obtenga su ejemplar de Security Service Edge (SSE) para Dummies. Obtenga el eBook

Blog CSO, Data Protection A Practical Guide to Cloud Data Protection (Part 2)
Aug 04 2021

Guía práctica para la protección de datos en la nube (Parte 2)

El siguiente es un extracto del reciente libro blanco de Netskope “Cómo diseñar una estrategia de protección de datos en la nube”, escrito por James Christiansen y David Fairman. En la parte 1 de esta serie, cubrimos los dos primeros pasos relacionados con el descubrimiento y la clasificación de los datos.

Paso 3: Conocer el flujo de los datos a través del ecosistema—ser el punto de inspección entre el usuario y los datos.

Los datos son como el agua—siempre encuentran un camino. Como tal, una organización necesita visibilidad y debe ser capaz de inspeccionar todos los flujos de tráfico para identificar lo siguiente:

  1. ¿Qué datos están en movimiento, en función de su criticidad y sensibilidad (clasificación de datos)?
  2. ¿Desde dónde se mueven y hacia dónde? ¿Estos entornos de origen y destino son compatibles con el proceso de descubrimiento o hemos identificado repositorios de datos desconocidos que deben ser investigados? Este último punto es uno de los que no debe pasarse por alto. Los procesos de negocio cambiarán y, con ello, cambiarán los flujos de datos. Es imperativo que una organización supervise continuamente esto y tome las medidas apropiadas cuando se identifiquen nuevos flujos. Normalmente, estas acciones son:
    1. Asegurarse de que los controles de seguridad o la postura del nuevo origen o destino identificado, que podría ser una nueva aplicación SaaS (o una instancia de esa aplicación SaaS), cumple con los estándares de seguridad requeridos.
    2. Garantizar que los controles o la postura de seguridad de un nuevo tercero (y, en consecuencia, la seguridad del entorno del tercero) que ahora tiene acceso a los datos cumple con las normas de seguridad y privacidad.
    3. Confirmar que este flujo de datos es apropiado y no indica un compromiso o identifica un proceso de negocio roto o acciones del usuario que necesitan ser rectificadas.
  3. ¿Podemos determinar cualquier movimiento de datos geográfico y/o jurisdiccional que pueda introducir requisitos de privacidad o normativos?

Al crear un punto de inspección nativo de la nube entre el usuario y los datos, que puede interpretar el lenguaje de la nube, la organización ha creado ahora una capacidad de descubrimiento de datos para identificar todos los datos relacionados con la nube y, a continuación, puede aprovechar las capacidades comentadas en el paso 2 para automatizar y clasificar con gran precisión los grandes volúmenes de datos y hacerlo en tiempo real cuando los datos están en uso y en movimiento. Además, una organización necesita esta misma capacidad de clasificación automatizada para los datos en reposo. De este modo, existe un enfoque doble para garantizar que todos los datos se descubran y clasifiquen de forma automatizada y, naturalmente, el motor de clasificación automatizada debe aplicarse de forma coherente a ambos conjuntos de datos, los que están en reposo y en movimiento.

Esto también mejora el análisis y la visualización en tiempo real, ambos son claves para la protección de datos y se están convirtiendo rápidamente en nuevos instrumentos para los equipos de operaciones de seguridad. Estos análisis no sustituyen al SIEM, pero ayudan a redefinir lo que se necesita para un análisis de seguridad y una respuesta eficaces y una gestión de riesgos de terceros. Esta capacidad se convierte en un componente fundamental necesario para garantizar que una organización tenga toda la información e inteligencia a mano, en tiempo real, que le permita comprender el impacto y las dependencias de los datos en la nube, tomando decisiones informadas y actuando de manera oportuna.

Paso 4: Saber quién tiene acceso a los datos—lograr mayor visibilidad

Ser el punto de inspección entre el usuario y los datos no sólo permite a una organización entender hacia y desde dónde fluyen los datos, sino que también da visibilidad sobre qué identidades (máquina o usuario) tienen acceso a los datos.

Poder determinar esto mejora la capacidad de gestión de identidades y accesos (IAM) de una organización. Esta información puede utilizarse para validar las prácticas de IAM existentes, como las definiciones de control de acceso basado en roles, además de identificar las anomalías que requerirán una investigación y una posible acción correctiva. Esto se aplicará tanto al usuario final como al acceso privilegiado.

Tener esta visibilidad permite a una organización minimizar el acceso a los datos y las aplicaciones, lo que a su vez minimiza la exposición y, por tanto, el riesgo impuesto. El control de acceso de grano fino es imperativo para minimizar las oportunidades de ataques.

Paso 5: Saber cómo están protegidos los datos—ser el punto de aplicación de la política entre el usuario y los datos

En el almacenamiento: Con respecto a los datos más llamativos, es importante que una organización escanee y evalúe la postura de seguridad de los entornos en la nube, como AWS, Azure, GCP, para verificar la configuración de seguridad de estos entornos y asegurar que los datos no se dejan expuestos arbitrariamente. La mala configuración de los entornos en la nube es una de las principales causas de las violaciones de datos. La supervisión del cumplimiento de la configuración de seguridad ha sido una capacidad común durante muchos años para las infraestructuras locales y esto, naturalmente, debe extenderse a los servicios IaaS y PaaS basados en la nube.

En movimiento: Con respecto a los datos relacionados con la nube, una organización necesita establecer una capacidad que cree un Punto de Aplicación de Políticas (PEP) entre el usuario y los datos. (Esta es una extensión lógica del punto de inspección descrito en el paso 3).

La organización está ahora equipada con una serie de puntos de datos que le permiten tomar decisiones sobre sus políticas con contexto, permitiendo así un verdadero enfoque basado en el riesgo y adecuado para la aplicación de controles. Como ejemplo (y recomendación), con un conocimiento de la criticidad y sensibilidad de los datos (derivado de la clasificación), una organización puede priorizar la protección del nivel más alto de clasificación de los datos y trabajar hacia abajo hasta la segunda clasificación más baja. Tenga en cuenta que el nivel más bajo suele estar clasificado como "público" y no debería justificar muchas protecciones, si es que las hay.

Si quiere saber más sobre Cómo diseñar una estrategia de protección de datos en la nube, puede leer una copia gratuita del libro blanco aquí!

author image
Acerca del autor
David Fairman es un experimentado CSO/CISO, asesor estratégico, inversor y formador. Tiene una amplia experiencia en el sector de servicios financieros globales. En 2015, David fue nombrado uno de los 10 mejores CISO a conocer y se le considera un reputado líder en el sector de la ciberseguridad, según el perfil de K-Logix.
David Fairman es un experimentado CSO/CISO, asesor estratégico, inversor y formador. Tiene una amplia experiencia en el sector de servicios financieros globales. En 2015, David fue nombrado uno de los 10 mejores CISO a conocer y se le considera un reputado líder en el sector de la ciberseguridad, según el perfil de K-Logix.